Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Enlaces Reales

Ir al mapa

Matrimonio de los Reyes Católicos

DATOS DE INTERÉS

 

TEMAS RELACIONADOS

-Isabel la Católica

-Fernando el Católico

-Juana la Beltraneja

-Guerra de Sucesión Castellana

-Juan II de Aragón

-Trastámaras

-Papa Sixto IV

-Alejandro VI

 

PARA SABER MÁS

ENSAYO

El trágico destino de los Hijos de los Reyes Católicos

Vicente Márquez de la Plata

Editorial Aguilar (2008)

 

Un poco de historia

El término “Católicos” es la designación que adquiere el matrimonio entre Isabel I de Castilla (Madrigal de las Altas Torres, Ávila, 1451 - Medina del Campo, Valladolid, 1504) y Fernando II de Aragón y, posteriormente V de Castilla (Sos del Rey Fernando, Zaragoza, 1452 - Madrigalejo, Cáceres, 1516) gracias a la bula papal (documento eclesiástico oficial) expedida por Alejandro VI (El papa Borgia) en el año 1496.

Isabel I, hija de Juan II de Castilla mantenía una dura pugna con Enrique IV, su hermanastro, por la sucesión de la corona de Castilla. Las intenciones del rey eran que el trono siguiera la línea de sucesión de los Trastámara, por medio de su hija Juana, apodada La Beltraneja. Una vez muerto Enrique IV, en 1474, el conflicto tuvo como desenlace la llamada Guerra de Sucesión Castellana entre los años 1475-1479 y entre los partidarios de cada una de las damas.


El  matrimonio entre Isabel I y Fernando II fue preparado por el padre de este último, Juan II de Aragón, pensando en una futura unión entre el reino Aragonés y el Castellano o queriendo evitar una unión entre Castilla y Portugal. El enlace tuvo lugar el 19 de octubre de 1469, en el palacio de los Vivero, en Valladolid. Se casaron muy jóvenes, él tenía 17 años y ella tenía 18. Acudieron por separado y de incógnito, por temor a que Enrique IV detuviera el enlace.

El año anterior al casamiento Isabel había obtenido por parte de sus partidarios los derechos al trono y el enlace con el heredero de la corona de Aragón suponía una consolidación de su  poder.

En un principio el matrimonio entre ambos fue ilegitimo ya que no contaron con la dispensa papal obligatoria que se necesitaba cuando la boda se realizaba entre primos (recordemos que sus abuelos eran hermanos). Para solucionar el problema los novios presentaron una bula emitida en 1464 por el papa Pio II por la cual Fernando era libre para casarse con cualquier princesa aunque le unieran lazos de hasta tercer grado de consanguinidad. Esta bula, y otra falsificada por el obispo de Segovia, firmada como Calixto III, con el mismo fin, daban el permiso necesario para que se realizase el enlace, cumpliendo el objetivo de Isabel I.


Aunque oficialmente casados, el matrimonio permaneció nulo durante los 3 primeros años hasta que finalmente el papa Sixto IV, el 1 de diciembre de 1471, emitió una bula oficial dispensando a los novios de sus lazos de consanguinidad. Esta bula será entregada en mano mediante un viaje realizado por el cardenal Rodrigo Borgia en nombre del Papa de Roma.

El cardenal, que había intercedido en favor de los Reyes Católicos para que el Papa firmara dicha bula y como recompensa, exigió para su hijo la plaza de Gandía.  Más tarde y convertido ya en Alejandro VI,  en agradecimiento por la cesión, concederá el 19 de diciembre de 1496 mediante la Bula “Si convenit” a los reyes de Castilla y Aragón el título de católicos. H