Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Castillos y fortalezas

Ir al mapa

Castillo de Brihuega. Guadalajara

DATOS DE INTERÉS

 

-Cómo llegar.

-OFICINA DE TURISMO: 

Pº de la Fábrica, s/n

19400 Brihuega (Guadalajara) 

Telf.: 949 28 04 42

E-Mail: infobrihuega@castillalamancha.es

 

TEMAS RELACIONADOS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

El Castillo de la Peña Bermeja debe su nombre por estar construido sobre un roquedal de tono rojizo. Está situado en la ciudad de Brihuega, al borde de un barranco sobre el río Tajuña, en el extremo sur de la provincia de Guadalajara.

 

Construido sobre un torreón defensivo árabe del siglo XI, se amplió después de ser donado por el rey taifa Almamún al rey de Castilla y León Alfonso VI tras derrotar Toledo en 1085. Este se lo otorga al arzobispo don Bernardo junto con el señorío de la villa.

El castillo se utilizó más como lugar de descanso que como verdadera fortaleza, pues aquí celebraron los arzobispos algunos de sus concilios.

Por estar situado en un lugar estratégico, ha sufrido varias refriegas a lo largo de la Historia. En 1445, cuando el rey de Navarra quiso anexionarse esta ciudad, la fortaleza y la muralla sufrieron bastantes deterioros. Posteriormente sufre una de las batallas decisivas de la Guerra de Sucesión, cuando los Borbones toman el trono de España.

 

El arzobispo que más ayudó a Brihuega fue don Rodrigo Ximénez de Rada, gran político e historiador que tanto ayudó al engrandecimiento de Castilla durante los reinados de Alfonso VIII y Fernando III. A él se deben los más importantes monumentos religiosos de Brihuega. En el castillo añade estancias de estilo románico (siglo XII).

 

La fortaleza conserva casi íntegro su recinto amurallado. Se entra por la puerta que existe junto a la iglesia de Santa María de la Peña, patrona de la Villa. El interior central de la fortaleza, está más elevado, donde debían encontrarse los salones. Delante, un amplio espacio abierto con restos de otras construcciones, sirve de cementerio.

El recinto conforma una verdadera ciudadela. Adosado al núcleo constructivo, en el patio de armas existe una larga nave cubierta de bóveda de cañón que hoy se utiliza como Capilla de la Vera Cruz, a la que se entra por una sencilla puerta desde el prado de Santa María de la Peña -de origen protogótico- del siglo XIII, y el convento barroco de San Francisco. Todo el conjunto estaba separado del resto de la villa, con un foso a modo de barranquera.

 

Hay un proyecto encaminado a trasladar el cementerio a otro lugar y ahí hacer unos jardines públicos que recuerden al huerto del pasado. H