Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Personajes históricos

Ir al mapa

Ramón Casas, modernista catalán

DATOS DE INTERÉS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Nace en Barcelona en 1866. Junto a su amigo, también artista, Santiago Rusiñol provienen del grupo que se formó en la revista L’Avenc, impulsora de la modernización de la cultura catalana.

Se formó en escuelas privadas, como la del pintor Joan Vicens y más adelante, en 1881 en el taller de Carolus Duran, en París.

En 1885 viaja a Madrid para conocer de primera mano la obra de Velázquez, haciendo copias en el Museo del Prado.

Conoce a Santiago Rusiñol, de quien no se separará hasta el final de su carrera. Con él viajará a Cataluña, Cerdaña y París, ciudad que se convirtió en lugar mítico para ellos. Asiduos del Moulin de la Galette en Montmartre, de donde se inspiraron para realizar algunas de sus obras que expusieron en algunos Salones.

Concursa en la Exposiciones de Bellas Artes de Barcelona y Salones Independientes de París. Junto a su amigo Santiago impulsa el movimiento Modernista catalán.

Impulsa numerosos proyectos culturales, entre otros el proyecto de la taberna Les Quatre Gats en Barcelona, de ser lugar de encuentro de las jóvenes generaciones posmodernista o la revista Pèl & Ploma. En esos momentos ayudan a un joven pintor malagueño recién llegado a Barcelona con su familia, Pablo Picasso, a quien le permiten exponer en la propia taberna sus primeros carboncillos y más tarde en la Sala Parés de la ciudad Condal.

 

Su estilo se consolida acentuando su naturalismo. Se ve influenciado por Manet, Whistler y Degas, un impresionismo pictórico interiorista con un transfondo naturalista, etéreo en su factura.

Realiza dos obras que provocan cierto impacto en la vida social catalana, una es Garrote vil (1894) y La carga, premiada en la Exposición Nacional de 1904 con primera medalla, ambas describen acontecimientos de la vida social.

 

Ramón Casas se convierte en un gran cartelista, destacando el trabajo que hizo para Anís del Mono en 1898 o Codorníu, lo que le dará un gran popularidad.

 

Gracias al coleccionista de pintura Charles Deering, cliente de Casas, se le abre una puerta al mercado norteamericano y en 1908 viaja a Estados Unidos y Cuba, afianzando su relación con el multimillonario, que durará toda la vida.

 

Entre los años 1917 y 1920 realiza un gran número de retratos del mundo oficial, entre otros al rey Alfonso XIII. En estos años y en los siguientes seguiría participando en la distintas muestras de la Sala Parés de Barcelona, hasta su muerte en 1932.H