Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Personajes históricos

Ir al mapa

Julio González escultor de hierro

DATOS DE INTERÉS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Nace en Barcelona en 1876, ciudad en la que el Modernismo está en plena efervescencia. Trabaja desde pequeño y junto a sus hermanos en el taller de su padre, de metalista artístico. Ahí domina  la técnica de la forja y la fundición del hierro. Su vocación es la pintura, aunque  por el trabajo que desempeña, realiza piezas de hierro, que presenta en la Exposición Nacional de Industrias Artísticas de 1892 y en la Exposición Internacional de Chicago.

 

Decide trasladarse a París, donde podrá desarrollar su ambición artística, centrándose en la pintura. A  la muerte de su padre, tienen que vender el taller y se traslada la familia también a París.

 

Conoce a Picasso, que le influye en muchas de sus obras pictóricas. En 1907 expone en el Salón de Otoño de los Independientes y en el Salón de Otoño de París joyas de su propia creación junto con pinturas y máscaras de hierro repujado.

 

Abre una tienda de joyas en París con una estética de la Belle Epoque, la que  se estaba manifestando en aquella época. Sería el crítico y poeta Mercereaux quien encamina su futuro artístico y amplia su círculo de amigos. Conoce a Modigliani, Max Jacob, Brancusi de quien se hace muy amigo.

 

En 1918 descubre la soldadura autógena un atécnica industrial que le permite experimentar en los relieves bidimensionales del plano y explorar el volumen.

 

En 1928 Picasso tiene la necesidad de utilizar la soldadura autógena para una de sus obras (monumento funerario de su amigo Apollinaire) y recurre a Julio González. Esta colaboración le dará al escultor el impulso necesario para desarrollar sus obras, basada en la capacidad sintética del dibujo. Esto y la realización de piezas de gran tamaño será lo que dará conocer internacionalmente. Con el tiempo Julio González será considerado como el padre dela escultura en hierro y uno de los artistas fundamentales en el desarrollo de la vanguardia del siglo XX.

 

En los años siguientes y cumplidos los 50 años, Julio González encuentra el modo de expresar su auténtica personalidad artística. “Dibuja en el espacio”, como él dice, creando esculturas filiformes o lineales donde cabe la improvisación. Además al renunciar a la simetría tradicional, sus piezas adquieren un carácter aparentemente abstracto. De todas formas no abandonaría la figuración.

A partir de planchas de hierro, realiza una serie de esculturas cercanas al Cubismo, donde descompone el volumen e incorpora el espacio vacío en la obra. La temática de estas obras son cabezas de hierro.

 

En 1937 expone junto con Picasso y Miró en el Pabellón Español de la Exposición Internacional de París obras de una verdadera vanguardia, como son La Montserrat y Mujer ante el espejo de Julio González, el Guernica de Picasso y el Segador catalán de Miró.

 

En los últimos años, durante la Segunda Guerra Mundial, Julio González se ve imposibilitado para utilizar la soldadura autógena.

 

Muere en 1942, a los 65 años en Arcueil, París. Su amigo PIiasso asistiría al entierro. Pintará tres naturalezas muerta para representar la muerte de Julio González..H