Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Ciudades con historia

Ir al mapa

El Atazar. Madrid

DATOS DE INTERÉS

TEMAS RELACIONADOS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Atravesamos la presa y llegamos al pueblo El Atazar. El paisaje es árido y escabroso, con escaso arbolado si se exceptúan las repoblaciones de pinos realizadas en las zonas montañosas y en las cuencas de los ríos Puebla y Riato. El resto del terreno lo ocupa el monte bajo de espliego, romero y estepa, una variedad de la jara muy abundante en las márgenes del Lozoya, por lo cual estas tierras reciben el nombre de estepas.

El Atazar,  como  muchos pueblos de la zona, tiene su origen en un campamento de fundación árabe, Hasta la reconquista de todos estos términos por  Alfonso VI no adquiere el título de Villazgo, en 1490.

 

Los poblados, en un principio, estaban formados por una serie de cabañas de pastores. El casco viejo de El Atazar está dispuesto en manzanas irregulares, con cuadras y corrales donde se guardaban los rebaños, dando una serie de recovecos, que se pueden asemejar a calles.

Podemos contemplar la Iglesia de Santa Catalina, situada en la misma Plaza de la Constitución, presenta una planta rectangular adosándose la sacristía, un porche y la espadaña. Su construcción es de mampostería de pizarra, con un estilo barroco del siglo XVI-XVII. Posee un coro de madera y un crucifijo gótico con esmaltes. Los retablos e imágenes originales se perdieron durante la Guerra Civil, siendo las que están actuales.

 

El siglo XVII fue una época de prosperidad alcanzando los 212 habitantes, máximo histórico de población. Se cultivaban trigo, centeno, viñedos y huertas. La cabaña ganadera incluía sobre todo ovejas y cabras, porcino y vacuno de labor. Por el contrario, en el siglo XX, desde el final de la Guerra Civil, se inició en toda la zona un fuerte proceso de descenso demográfico, acompañado de abandonos de cultivos y de la actividad ganadera.

 

En los últimos años sin embargo, el turismo rural contribuye al desarrollo de los municipios. En El Atazar y en los pueblos de alrededor es posible alojarse en casas rurales, comer en alguno de sus restaurantes y practicar actividades en la naturaleza como deportes náuticos.H