Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Yacimientos

Ir al mapa

Poblado prerromano. Dehesa de la Oliva. Madrid

DATOS DE INTERÉS

 

Acceso: salida 50 de la A-1. Se toma la N-320 en dirección Torrelaguna y, una vez allí, la M-102 hacia Patones de Abajo. Pasado este municipio, a 4.5 kilómetros, girar a la izquierda por la M-134 camino El Atazar. Bordeando el yacimiento se abre, a mano derecha, un camino forestal que conduce a la zona de visita pública.

Horario: libre.

 

TEMAS RELACIONADOS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

El yacimiento de la Oliva ha suministrado material de varias civilizaciones, desde el Neolítico y la Edad del Bronce hasta la época de los visigodos hacia los siglos V y VI d.C., lo que dan cuenta de la dilatada ocupación de la zona a lo largo de la historia.

Se encuentra en lo alto de un cerro, con acceso por la zona sur, muy cerca de Patones y el Pontón de la Oliva.

En la actualidad el yacimiento se ha habilitado para ser visitado y una serie de paneles explican la historia de los pueblos que han pasado por este cerro.

Los restos principales pertenecen a una ciudad carpetano-romana (época prerromana)que ocupa una extensión cercana a las 30 hectáreas. Sus pobladores (carpetanos) vieron transformados sus modos de vida y costumbres con la conquista romana, y convertido su castro en una ciudad planificada dotada de calles y manzanas configurando una trama urbana bien desarrollada. Destaca también la existencia de una alberca, edificios públicos y abundantes hornos y hogares.

Tras su abandono como lugar residencial, la cumbre del monte fue utilizada como necrópolis entre los siglos V y VI d.C., en época visigoda.

-------------------------

Además en el pueblo podemos visitar la Ermita de la Virgen de la Oliva que fue construida con ladrillo y piedra siguiendo los cánones del estilo románico-mudéjar entre los siglos XII y XIII. 

De interés son las cuevas de la Escarihuela, la del Aire y la Cueva del Reguerillo -declarado Monumento Histórico Artístico en 1944-, muy apreciada por los espeleólogos. Posee una longitud de más de 300 metros con varias galerías y salas. Se encuentran en sus paredes grabados rupestres que representan peces, monos, un ciervo, un mamut y dos humanos. También se hallaron en ellas cerámicas y objetos de sílex. El acceso está restringido.

La cueva enlaza con la primera presa que se construye para abastecimiento de agua en Madrid hacia el siglo XIX, la del Pontón de la Oliva. Hoy en día abandonada por las infiltraciones de agua que sucedían en el terreno, motivo por el cual dicha presa se desecha y se construye otra más arriba y más importante, la de El Atazar.H

 

Ampliar información>>