Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Ciudades con historia

Ir al mapa

Medina del Campo. Valladolid

Un poco de historia

Salimos de Olmedo y nos dirigimos a la izquierda, 21 kilómetros después vemos a lo alto de un cerro ó mota, dominando la ciudad el fabuloso castillo de la Mota, signo de que estamos llegando a Medina del Campo.

Esta fue una ciudad importante por sus monumentos, como ahora veremos, y tuvo importancia también por la historia ligada a Isabel la Católica.

Isabel y Fernando se casan en Valladolid, en 1469 y unen los reinos de Castilla y Aragón. Acuerdan que para gobernar el reino de España, en los documentos, el nombre de Fernando iría por delante del de Isabel, pero serían las armas de Isabel las que irían delante de las de Fernando. Administrarían la Justicia juntos, que“tanto monta, monta tanto”, aunque Isabel por su condición de mujer, sí puede ser reina de Castilla, pero no de Aragón, y sin embargo Fernando sí podía ser rey de Castilla y de Aragón.

 

Es en Medina del Campo donde pasan varios años del reinado.

Contiene, para muchos, la mayor fortaleza de todo el país, el castillo de la Mota.

De estilo mudéjar, se construyó en el siglo XV sobre otro ya existente anteriormente de origen musulman del siglo XIII. Primero el hermanastro de Isabel, Enrique IV y luego los Reyes Católicos amplían sus defensas y lo habilitan como palacio. Durante los siglos XIV al XVII el Estado lo utilizó de cárcel.

 

Desde antaño y por ser Medina la residencia de doña Isabel, es por lo que se convierte en el gran centro comercial del mundo. Son importantes las ferias comerciales, que se celebraban en la gran plaza Mayor, muchas de las cuales han llegado hasta nuestros días, como la de cestería.

 

Entre los monumentos a visitar, por supuesto está el gran castillo de la Mota, donde vivieros los Reyes y la hija de estos, Juana la Loca. Además visitaremos la Colegiata de San Antolín, de Alonso Berruguete, datadas en el siglo XVII. La fachada del Palacio Real o Palacio Testamentario, del XIV, residencia de Isabel la Católica, donde murió y dejó testamento, el día 26 de noviembre de 1504. Sus restos yacen en Granada, donde quiso descansar eternamente.H