Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Monumentos históricos

Ir al mapa

La Cartuja de Granada. Nuestra Señora de la Asunción

DATOS DE INTERÉS

-Cómo llegar.

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

La decisión de fundar una nueva casa de la orden Cartuja fué tomada por la Comunidad de Monasterio del Paular en 1458, sin determinar lugar de emplazamiento hasta1506 en Granada y gracias a unos terrenos cedidos por el Gran Capitán don Gonzalo Fernández de Córdova.

El sitio en el que hoy se encuentra la construcción no es el primitivo, ya que era lugar poco seguro por estar rodeado de moriscos. Al no ser construido en el lugar designado po don Gonzalo, este se desentendió y quedó a expensas exclusivas del Monasterio de El Paular, en Madrid.

 

En 1516 se reiniciarían las obras que durarían tres siglos sin quedar finalizado el proyecto inicial, y del que sólo se encuentra parte, ya que en 1842 se destruyeron el Claustro y las celdas de los monjes, afectando a la Casa Priorial que fue destruida en su totalidad en 1943.

 

Fue en el año 1545 cuando la Cartuja de Granada se incorporó a la Orden tomando como título Nuestra Señora de la Asunción, nombre por el que hoy en día se la conoce.

 

La construcción consta de una portada del siglo XVI, de estilos plateresco y dá acceso al recinto.

Está formada por un arco de medio punto, le sigue un a patio sencillo y al fondo la fachada principal del Monasterio, de estilo renacentista, flanqueada por una estatua de San Bruno en mármol blanco, obra de Pedro Hermoso y dos columnas jónicas.

 

El claustrillo forma un patio austero del siglo XVII con arquería dórica. Sirve de antesala a la Iglesia.

 

El refectorio, donde comían los cartujos los días festivos, se contemplan las bóvedas de crucería gótica de aristiones y los arcos de medio punto. En las paredes pinturas de Sánchez Cotán rememoran los inicios de la Orden Cartujana, así como los martirios padecidos en Inglaterra bajo el reinado de Enrique VIII.

 

Sala de San Pedro y San Pablo o Sala de Profundis. La preside un retablo de los dos apóstoles y entre otros, cuadros de la fundación de la primera Cartuja en Chartreuse diócesis de Grenoble. Pintados también por Sánchez Cotán.

 

La Capilla de Legos construida entre 1517 y 1519 por fray Alonso de Ledesma, constituye quizá lo más puro y original del último gótico en Granada.

En sus bóvedas de crucería destaca la forma en que se rematan sus arcos, sobre haces de columnillas que se reducen al final en una, apoyada en pequeña ménsula.

Los cuadros son obra de Carducho, representan escenas de los cartujos y que en su día estuvieron colgados en el claustrillo junto a los de Sánchez Cotán.

 

La puerta con clavos de bronce dá acceso a la Sala Capitular. Tiene bóveda de crucería y uno de tres cascos con artesones cuadrados y pechinas con adornos romanos.

En su interior hay cuadros de Carducho que representan los martirios sufridos por los monjes, pero uno de los cuales representa la aparición de la Virgen a San Bruno.

 

En el claustrillo nos encontramos con tres Capillas, la primera contiene una talla del escultor José Risueño, muy expresia del último barroco granadino, representando a lla Virgen con el niño. La segunda capilla ofrece varias muestras de antigua artesanía granadina. En la tercera  con encontramos con una gran escultura de Ecce-Homo, obra de barro cocido, de los hermanos García, del siglo XVI.

 

La Iglesia se inició a construir a mediados del siglo XVI  y se terminó en 1662. Está constituída por una gran nave dividida en tres partes con tres entradas distintas. La primera desde la fachada principal destinada al pueblo. La segunda a coro y legos se entra desde el claustrillo y la tercera es inmediata al Altar, destinada a los monjes.

 

El coro de monjes y legos están separados por una puerta de cristales de Venecia y diversas maderas con incrustaciones de marfil, carey, nácar y plata. Obra del lego cartujo José Manuel Vázquez A los lados hay dos retablos con pinturas que representan el Descanso de la Huída a Egipto y el Bautismo del Señor, ámbas de Sánchez Cotán. Los demás cuadros representan escenas de la Virgen y una Inmaculada, todos ellos de Bocanegra realizados hacia 1670.

 

A la izquierda del presbiterio hay un altar con lienzo de la Virgen del Rosario, obra de Bocanegra y encima un a tabla de un Ecce-Homo de Morales.

 

En el ábside se ven cuatro esculturas de yeso de San Hugo, San Juan Bautista, San Bruno y un Obispo Cartujo y cuadros de Sánchez Cotán con la Oración del Huerto, la Flagelación del Señor, Jesús con la Cruz y la Coronación de Espinas. En el centro del ábside aparecen: Los Apóstoles rodeando el Sepulcro de la Virgen y encima la Asunción llevada al Cielo. En los laterales se ven el Nacimiento de Jesús y la Adoración de los Reyes, también de Bocanegra.

 

En el Altar Mayor, un baldaquino construido en 1710 por Francisco Hurtado Izquierdo, en madera dorada sobre un rico basamento de mármol rojo con piezas incrustadas en negro, en cuyo centro se levanta la imagen de la Asunción obra de José de Mora.

Este baldaquino deja ver en parte, tras de sí, el gran arco encristalado que separa la Iglesia de la Capilla del Sagrario.

 

El Sancta Sanctorum o Sagrario fué construido por Francisco Hurtado Izquierdo de 1704 a 1720. Combina diversos mármoles de colores. Dobles columnas corintias en cada uno de los ángulos sujetan los arcos sobre los que se alza la cúpula.

Entre las columnas niños desnudos de Risueño, sobre las repisas San José y San Bruno de José de Mora. La Magdalena de Cornejo y San Juan Bautista y las Virtudes de Risueño.

Tanto los cuadros de la Capilla como el fresco de la Cúpula es obra de Palomino, realizados en 1712 en colaboración de Risueño.

En la Cúpula se representa la Custodia sobre el Mundo sostenida por San Bruno, en el punto más visible, más arriba la Santísima Trinidad y a su derecha Nuestro Señor y al otro lado San Juan Bautista. En las pechinas los cuatro Evangelistas. Sobre la cornisa y en medallones temas del Nuevo Testamento.

El centro lo ocupa un gran tabernáculo de mármoles de distintos colores, alzado sobre ocho columnas salomónicas, en cuyos ángulos se encuentran estatuillas doradas con símbolos eucarísticos, obras de Risueño.

Dentro está el Sagrario, de maderas preciosas y adornado de bronces, obra de Hurtado Izquierdo y que sustituyó al de plata, sustraído por el general Sebastián durante la invasión francesa. Posteriormente se añadieron dos pequeñas capillas para velar al Sagrario.

 

La Sacristía se encuentra a la izquierda del Altar Mayor con un derroche de fantasía arquitectónica, obra de Luis de Arévalo, Cantero y Luis Cabello, tallista.

Representa el máximo exponente de la fase final del  barroco español.

 Se inició a construir en 1727 y se culminó 37 años después. Toda la ornamentación y variedad de colores le hacen ser más grande de lo que en realidad es.

Sobre un zócalo de mármoles de Lanjarón, unas pilastras la dividen en cuatro partes donde se insertan las cajoneras chapadas en caoba, ébano, palo santo, marfil, concha y plata. Obra de Fray José Manuel Vázquez en 1730 y acabando en 1764.

En el fondo de la sala un retablo de mármol preside una estatua de San Bruno, obra de Tomás Ferrer. Otra más pequeña también de San Bruno en alabastro y en la parte alta una Inmaculada de mármol de Carrara. Coronando el arco un escudo de España.

A un lado del retablo aparece otra escultura de San Bruno, de gran belleza, obra de José de Mora.

En la cúpula de oscuros colores, destaca nuevamente la figura de San Bruno, San Juan y otros fundadores, pintada por Ferrer hacia 1753.

Hay varios cuadros obras de Francisco Morales con pasajes de la vida de Jesús, Santas Cartujanas y de Sánchez Cotán el Crucificado y la Inmaculada.H

 

 

 

Los cartujos

 

La orden cartuja fue fundada por el canónigo de la Iglesia de Reims Bruno de Hartenfaust, propuesto para el arzobispado de dicha diócesis. Se retiró a un lugar solitario llamado Chartreuse, cercano a Grenoble (Francia) hacia el año 1084.

 

Los cartujos es una orden de vida contemplativa, que al ser incompatible con la vida solitaria, no desempeñan ministerioo alguno.

 

La Comunidada cartujana se compone de monjes y conversos o legos.

La vida de los Legos es más trabajosa físicamente, pero moralmente más descansad aque la de los Padres o Monje. Pueden salir de la clausura tres o cuatro veces al año.

Los Monjes pueden pasear fuera de clausura una vez a la semana durante unas tres horas.

La regla de silencio es obligatoria para unos y otros, aunque sus Estatutos les permite hacerlo sólo en caso necesario.

La mayor parte del tiempo lo pasan en sus celdas rezando por las necesidades del mundo, estudiando y trabajando en un pequeño taller.

 

Respecto a la comida es bastante austera y ligera, nunca pueden comer carne, ni siquiera estando enfermos.

Los Cartujos tienen ayuno y abstinencia bastantes veces al año, los viernes de todo el año ayuno de pan y agua.

Cuando muere un miembro de la Comunidad su cuerpo lo ponen sobre una tabla, sin ataúd, y todos los demás miembros le siguen hasta el Claustro, que es el sitio donde les entierran.

Las monjas cartujas tienen alguna mitigación respecto al silencio, a la soledad y ayunos. La recreación solitaria que tienen los Cartujos en su celda, ellas la tienen en común en la huerta o jardín, dos veces al día.H

 

Ampliar información>>