Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Monumentos históricos

Ir al mapa

Monasterio Santa María de El Paular. Madrid

DATOS DE INTERÉS

-Cómo llegar

Ctra. M-604, km. 26,5. Rascafría. Madrid

Tel. +34 91 869 14 25

Horario de visita a la Colección de Carducho:

• De lunes a viernes (excepto jueves, que no hay visitas):

  de 11:00 a 13:30 h. y de 16:00 a 18:30 h.

• Sábados, domingos y festivos:

  de 11:00 a 13:30 h. y de 16:00 a 18:30 h.

• Viernes (no festivos):

  de 10:15 a 11:00 h.: entrada gratuita

 

TEMAS RELACIONADOS

Un poco de historia

Construido durante el siglo XV, entre los años 1390 y 1442 por deseo de Enrique II y terminado bajo el reinado de Juan II. Su estilo es gótico y barroco, cuyos autores fueron, entre otros, Juan Guas, Rodrigo Gil de Hontañón, Francisco Hurtado y Vicente Acero. En su día fue un Monasterio cartujo, donde los monjes vivían en soledad en sus celdas, de tres plantas y un jardín privado.

Se encuentra perdido en el Valle Alto del Lozoya, a dos kilómetros de Rascafría, en un lugar privilegiado. El monasterio albergaba 200 personas entre monjes y legos y explotaban 20.000 ovejas merinas, cinco molinos, una piscifactoría, un aserradero y una fábrica de papel, la primera en toda España, de la cual salió el papel para imprimir el primer Quijote. El Paular alcanzó un importante esplendor económico y cultural, siendo uno de los más importantes de Europa. Se le conocía como el Ministerio de Hacienda de los Cartujos.


El edificio fue desamortizado en 1835 y por error el Estado lo volvió a comprar veinte años después, más caro y más deteriorado. Al monasterio se le abandonó durante muchos años y finalmente se le cedió a los benedictinos en 1954.


El monasterio consta de un retablo gótico de alabastro y un sagrario barroco trufado de estucos y dorados con columnas salomónicas, pilastras prismáticas y numerosas estatuas. En 2011 se recuperaron las 52 grandes pinturas barrocas del toscano Vicente Carducho, realizadas entre los años 1626 y 1632 y que tenía el Museo del Prado, que representan escenas sacras del cartujo San Bruno, fundador de la orden. Cada pintura mide 3,45 x 3,15 y se encuentran dispuestas a lo largo del corredor que rodea el claustro. Del mismo modo se ha recuperado la sillería de la iglesia, que se conservaba en San Francisco el Grande de Madrid.


En la actualidad el monasterio funciona como una abadía benedictina, aloja a ocho monjes que comparten el edificio con el hotel, Sheraton. Dicho hotel está ubicado en lo que antes era la entrada principal del monasterio, hoy el visitante entra por una puerta trasera.

Gracias a las asociaciones de Amigos de El Paular, se van realizando  trabajos de prevención, cubriendo desperfectos y deterioros a causa del paso del tiempo.

Los monjes hacen visitas guiadas todos los días a los caminantes y relatan los 650 años de historia del emblemático monasterio declarado monumento Histórico Artístico Nacional. H

 

 

Los Cartujos

La orden cartuja fue fundada por el canónigo de la Iglesia de Reims Bruno de Hartenfaust, propuesto para el arzobispado de dicha diócesis. Se retiró a un lugar solitario llamado Chartreuse, cercano a Grenoble (Francia) hacia el año 1084.

 

Los cartujos es una orden de vida contemplativa, que al ser incompatible con la vida solitaria, no desempeñan ministerioo alguno.

 

La Comunidada cartujana se compone de monjes y conversos o legos.

La vida de los Legos es más trabajosa físicamente, pero moralmente más descansad aque la de los Padres o Monje. Pueden salir de la clausura tres o cuatro veces al año.

Los Monjes pueden pasear fuera de clausura una vez a la semana durante unas tres horas.

La regla de silencio es obligatoria para unos y otros, aunque sus Estatutos les permite hacerlo sólo en caso necesario.

La mayor parte del tiempo lo pasan en sus celdas rezando por las necesidades del mundo, estudiando y trabajando en un pequeño taller.

 

Respecto a la comida es bastante austera y ligera, nunca pueden comer carne, ni siquiera estando enfermos.

Los Cartujos tienen ayuno y abstinencia bastantes veces al año, los viernes de todo el año ayuno de pan y agua.

Cuando muere un miembro de la Comunidad su cuerpo lo ponen sobre una tabla, sin ataúd, y todos los demás miembros le siguen hasta el Claustro, que es el sitio donde les entierran.

Las monjas cartujas tienen alguna mitigación respecto al silencio, a la soledad y ayunos. La recreación solitaria que tienen los Cartujos en su celda, ellas la tienen en común en la huerta o jardín, dos veces al día.H

 

Ampliar información>>