Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Reyes y jefes de Estado

Ir al mapa

Isabel I de Castilla (Isabel la Católica)

DATOS DE INTERÉS

TEMAS RELACIONADOS

-Rey Juan II.

 

-Reina Isabel de Portugal.

 

-Rey Enrique IV.

 

-Juana la Beltraneja.

 

-Fernando el Católico.

 

-Alfonso de Castilla.

 

-Fernando V de Aragón.

 

-Enlace de los Reyes Católicos.

 

-Juana la Loca.

 

-Tratado de Tordesillas.

 

-Castillo de Arévalo (Ávila).

 

-Castillo de la Mota, Medina del Campo (Valladolid).

 

-Catedral de Granada.

 

-Tomás de Torquemada. Inquisidor General.

 

-Cristóbal Colón.

 

-Ruta de Isabel La Católica en Castilla

 

-Cronología Histórica de la Alhambra

 

-Palacio Real Testamentario

 

-Iglesia de Santa María en la Alhambra.

 

PARA SABER MÁS

ENSAYO

 

El trágico destino de los Hijos de los Reyes Católicos

Vicente Márquez de la Plata

Editorial Aguilar (2008)

 

Isabel la católica Vida y reinado

Tarsicio de Azcona

La Esfera de los Libros (2014)

 

Regina Beatissima. La leyenda negra de Isabel la Católica

Juan G. Atienza

La Esfera de los Libros (2014)

 

 

NOVELA

 

El manuscrito carmesí

Antonio Gala

Editorial Planeta (1990)

 

 

Isabel La reina

Ángeles de Irisarri

Prisa Ediciones (2012)

 

 

DOCUMENTAL

 

Isabel La Católica

Goya Producciones

 

 

Un poco de historia

Un Jueves Santo, 22 de abril de 1451, en la ciudad avulense de Madrigal de la Altas Torres y en lo que hoy es el convento de Nuestra Señora de Gracia, nace Isabel, la que será reina con más personalidad e influencia en el mundo. Fué bautizada en la iglesia de San Nicolás de Bari, donde se encuentra la pila butismal y cuenta con la torre más alta de toda Ávila.

Su padre el rey de Castilla Juan II fallece y la reina doña Isabel de Portugal y su hija Isabel, de algo menos de cuatro años, se trasladan a Arévalo, concretamente al castillo de la localidad, situado a las afueras del pueblo y donde pasa su etapa de moza. En estos momentos, no podía sospechar el personaje histórico que llegaría a ser.

Recibe una educación austera y religiosa, enseñanzas que llevarán a la futura reina a ser tan creyente durante toda su vida y ocuparse con verdadero ahínco a la difusión de la religión católica. ¿Quizá por nacer el mismo día de Jueves Santo?

Con la muerte de Juan II en el año 1454, el trono pasa a manos de su primer hijo, Enrique IV. En 1462, durante su segundo matrimonio, con Juana de Aviz, Enrique IV tiene a su única hija, Juana la Beltraneja, aunque se piensa que esta hija no sería suya sino de la Reina con el noble de la corte Beltrán de la Cueva (de ahí que a la niña se la apodara la Beltraneja), fomentando la leyenda del rey, y su sobrenombre, de El Impotente. Pese a todo esto el Rey convoca Cortes en Madrid para investirla como Princesa de Asturias, declarándola así sucesora del trono.

La oposición contra esta decisión, y al fin y al cabo, contra el Rey y Beltrán de la Cueva llevó a la Liga Nobiliaria, formada en Alcalá de Henares, a comenzar una política de desprestigio contra Enrique IV, utilizando argumentos como la duda de la paternidad de Juana o que los legítimos sucesores del trono eran sus propios hermanos, Alfonso e Isabel.

Ante estas presiones de la Liga, Enrique IV se vio obligado a negociar y el 30 de noviembre de 1464 declaró a Alfonso (ya que era mayor que Isabel) heredero del trono de Castilla, con la única condición que contrajese matrimonio con Juana. Alfonso tenía entonces 10 años y su educación quedaba en manos del noble perteneciente a la Liga Juan Pacheco.
En 1465, la liga Nobiliaria, no conformada con el nombramiento del heredero por parte de Enrique IV, estableció la “Sentencia arbitral de Medina del Campo”, que contenía una serie de medidas para el mejor gobierno de Castilla. Estas medidas no fueron aceptadas por el Enrique IV y la Liga decide nombrar Rey a Alfonso, que contaba con tan solo 11 años de edad. Dos reyes, aunque uno “ilegítimo”, una Guerra civil a la vista.

En 1467 tuvo lugar la Batalla de Olmedo entre partidarios de Alfonso y de Enrique, saliendo este último más favorecido aunque tiempo más tarde perdió la ciudad de Segovia en favor de Alfonso.
El conflicto sucesorio entre Enrique y Alfonso terminaría en 1468 con la muerte de Alfonso, a la edad de 15 años y después de haber reinado para sus partidarios durante 3 años.

En el año 1468, en la ciudad de Tiemblo, cerca del monumento de los Toros de Guisando, Enrique IV reconoce a su hermanastra Isabel como princesa de Asturias y la hace su sucesora, saltándose a su propia hija Juana la Beltraneja como verdadera heredera del trono. Son los nobles los que piensan en ella Isabel como sucesora de la corona. Cuestión que en un principio ésta rechaza de pleno, aunque poco a poco le va gustando la idea, y terminará aceptando.

Isabel busca apoyos en la Corte y logra casarse en secreto con su primo próximo Fernando de Aragón, quién podría ser un futuro candidato, y por lo tanto rival, a la corona de Castilla. Con este casamiento Isabel se lo quitará del medio y dejará de ser una amenaza para ella, pero consiguiendo así la unión de los reinos de Castilla y Aragón.

El enlace tuvo lugar el 19 de octubre de 1469, en el palacio de los Vivero, en Valladolid. Se casaron muy jóvenes, él tenía 17 años y ella tenía 18. Acudieron por separado y de incógnito, por temor a que Enrique IV detuviera el enlace.

Con la obtención por parte de sus partidarios de los derechos al trono y con este enlace, con el heredero de la corona de Aragón, obtenía una gran consolidación de su poder.

El 13 de diciembre de1474, definitivamente Isabel la Católica se proclama Reina de Castilla, en el atrio de la iglesia San Miguel de Segovia.

Cada uno de los conyuges mira más por su corona que por la unión establecida, desconfían uno del otro. Isabel es reina de Castilla pero no de Aragón, ya que ese reinado no permitía a una mujer ser reina, mientras que Fernando sí sería rey de Aragón y de Castilla. La desconfianza de la reina Isabel estriba en que a su muerte no siga la unión del reino de España.

Los Reyes Católicos llegan a una serie de acuerdos para gobernar el reino de España, como que en los documentos, el nombre de Fernando iría por delante del de Isabel, pero serían las armas de Isabel las que irían delante de las de Fernando, que la Administración de la Justicia la harán juntos, que“tanto monta, monta tanto”. Es importante los intereses comunes que tienen los dos, por ello es fundamental la lealtad entre ambos.

En la Concordia de Segovia de 1475 quedaron acordados los títulos y la heráldica que habrían de pertenecer por igual a ambos esposos Isabel y Fernando. En este escudo heráldico quedaban representadas las dos mayores entidades políticas existentes en la Península Ibérica a finales del siglo XV: la Corona de Castilla, que se extendía de norte a sur de la península, desde el Cantábrico al Mediterráneo, y que comprendía los territorios de las actuales comunidades autónomas de Galicia, Principado de Asturias, Cantabria, País Vasco, La Rioja, Castilla y León, Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia, Andalucía y Canarias; y la Corona de Aragón, que agrupaba a las actuales comunidades autónomas de Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana e Islas Baleares, además de otros territorios extrapeninsulares, repartidos por la cuenca mediterránea.

--------------------

En España continúa la expulsión de los moriscos, y es Granada la ciudad deseada para unirla a la corona de Castilla. La guerra emprendida duró diez largos años, hasta el 2 de enero de 1492, que reciben por fin las llaves de la ciudad por parte de Boabdil, el último rey moro de Granada.

La reina Isabel I defiende la religión católica por encima de todo y hasta el fin de sus días, enfrentándose incluso al Papa, pues éste a veces defendía a los herejes ante los católicos. Su empeño en que sea el catolicismo la única reiligión que se practicara en España, no cesa. El judaísmo y el islamismo han de convivir y eso hace difícil la unidad de España. Intentan que los judíos se vayan integrando a las constumbres cristianas y se les invita a que se bauticen y a que se conviertan al cristianismo, a la verdadera fe, como dicen ellos. Unos lo harán y otros seguirán practicando su religión ocultamente.

 

A finales de abril de 1492 se dicta la expulsión de los judíos, se emplearon algunos meses hasta que se publica y se difunde el edicto. La orden era inapelable: o se convertían al cristianismo y se bautizaban, o se les expulsaría del país sin excepción posible. Sólo una minoría aceptaría la conversión al cristianismo y la mayoría de ellos serían ricos o intelectuales.

Con la creación de la Santa Inquisición en 1478 la persecución de los conversos se había extendido por todos los territorios de la monarquía, por lo que los judíos ya eran perseguidos durante años antes del edicto de expulsión a pesar de los impuestos indirectos que pagaban a la Corona, como los cristianos, a parte otros de impuestos especiales.

La salida de los judíos del país se produjo en masa hacia Portugal, Francia, Italia, aunque pocos de ellos les aceptarían, serían etapas en su marcha hasta el establecimiento definitivo. Fue el Imperio otomano el que con una fuerte presión fiscal acogió a muchos judíos españoles. No obstante en Flandes, suroeste de Francia, norte de África y Oriente Medio se asentaron varias comunidades sefardíes.

 

A pesar de todo las religiones perseguidas seguirían existiendo y parece ser que entre las tres Culturas religiosas consiguen convivir durante varios siglos, aunque eso sí, con un carácter muy independiente unas de otras.

 

 

-------------------

 

En 1492, es Isabel la Católica quien asume la aventura del viaje de Cristóbal Colón para evangelizar el cristianismo. Empresa altamente peligrosa, que finalmente se siente orgullosa al ver que la bandera castellana ondeará en el Nuevo Mundo, en las Indias. Su esposo el rey le apoyará desde el principio.

 

Al llegar Cristóbal Colón al Nuevo Mundo se encuentra con unas poblaciones muy primitivas y no las que suponía encontrar y que habían descrito otros mercaderes como Marco Polo en Oriente. Toma la decisión de esclavizar a esas gentes para poder rentabilizar el viaje, forma de negocio muy habitual en esos tiempos. Sin embargo es la reina Católica quien dejará escrito en su testamenteo que la población indígena a de ser cristianizada, que para eso ayudo economicamente a Colón y por tanto no debe de esclavizarse, se les debe de tratar como a verdaderos cristianos, como a los cristianos de la península.

Además establece unas normas de trabajo, como el que no superarán un horario concreto o que la mujer embarazada no debe de trabajar a partir del cuarto mes y que los niños no deben de ser explotados como porteadores de carga. Todo ello disposiciones que se anticipan a las normas establecidas posteriormente en la sociedad de la Edad Moderna.

 

La cristiandad de las américas la comienzan los dominicos y franciscanos, aprendiendo el idioma indígena e intentando explicar el misterio de la fe cristiana en su mismo idiomna. Hay que pensar que las grandes civilizaciones, como la azteca e inca, tienen como dios al dios dela guerra y que el sacrificio es el sacrificio de alguno de los individuos de dichas poblaciones.

 

 

El descubrimiento de  América tubo que suponer un gran cambio en el pensamiento de occidente. La reubicación completa del planeta y la aparición de un nuevo mundo, una nueva flora y fauna y nuevas razas humanas todavía hoy nos repercute a nosotros.

 

 

-------------------

A Isabel le preocupa la sucesión de la Corona de Castilla, quiere que su hija Juana se haga cargo de la Corona a la muerte de esta, pues le pertenece por derecho propio. Sin embargo la propia reina desconfía de que sea posible, no la ve con dotes para ello. Lo mismo piensa de su yerno Felipe el Hermoso, no le ve como un auténtico sucesor. Decide que sea Fernando quien asuma la sucesión si su hija no accediera a ello. Pero los intereses de Fernando se inclinan más hacia los aragoneses, que a los intereses castellanos.

Luchó porque los indígenas traídos a la península, vivieran en libertad bajo la Corona castellana y no como esclavos.

 

Los reyes y su hija pasan varios años del reinado en el castillo de la Mota, en Valladolid, la mayor fortaleza de todo el país, amplían sus defensas y lo habilitan como palacio. Isabel se ocupa personalmente de la educación de su hija, se interesa por los nuevos conocimientos de la época renacentista y se aficiona al coleccionismo, haciéndose con tapices, esculturas y pinturas de carácter fundamentalmente religiso.

Con la muete de Felipe el Hermoso, Juana entrará en una gran depresión, que obligará a los reyes a recluirla hasta su muerte en el Monasterio de Santa Clara en Tordesillas.

 

En 1494, finaliza la guerra con Portugal, y es en el palacio Casa del Tratado, en Tordesillas, población cercana a Medina, donde los reyes Católicos negociaron y señalaron los meridianos que dividían sus dominios ultramarinos. Es el Tratado de Tordesillas.

 

Es en el palacio Real o palacio Testamentario de Medina del Campo, residencia de Isabel la Católica, donde murió y dejó testamento, el día 26 de noviembre de 1504. A Isabel le agradaba la idea de que su marido, el rey D. Fernando se hiciera cargo del futuro del reino, pero éste mirará más por Aragón que por Castilla.

Sus restos yacen en Granada, donde quiso descansar eternamente.

 

Isabel deja escrito en su testamento que su esposo recibirá la mitad de la recaudación de las Indias, pero Fernando lo reinterpretará y añadirá unas disposiciones testamentales, por lo que pasaría a éste no la mitad de las rentas, sino la mitad de las islas indígenas.

 

Para la Historia quedarán los acuerdos establecidos por los Reyes Católicos, de gran trascendencia para lo que se considerará el inicio del Mundo Moderno. La nobleza de la época, con gran poder económico y social, pierden la influencia política y son los reyes los que monopolizan ese poder político.

Se rodean de letrados estudiosos muy fieles a los reyes y se generaliza el Régimen de Corregidores en todas la ciudades y villas, objetivando la monarquía, serán los ojos y oídos de los reyes. De tal forma que las instituciones legislativas, judiciales y ejecutivas, actúan de forma independiente, actuando los reyes en contadas ocasiones. Es el primer vehículo de la modernidad, estableciéndose un Poder Legislativo, un Poder Judicial y un Poder Ejecutivo. Los tres poderes perduran en eltiempo y siguen actuando de la misma forma en la actualidad.

 

La iglesia católica quiere hacer santa a la reina Isabel y beatificarla. Para muchos autores esta decisión no les parece acertada, pues a la reina Isabel hay que juzgarla por las decisiones políticas acertadas o no y no se la puede juzgar por su interiorismo religioso, pero ésta es una decisión de la Iglesia. H