Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Monumentos históricos

Ir al mapa

Santa Teresa de Jesús. Monasterio de la Encarnación. Ávila

DATOS DE INTERÉS

-Cómo llegar.

TEMAS RELACIONADOS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Fundada en 1478, Santa Teresa de Jesús ingresará con 20 años en el monasterio de la Encarnación, en 1535, después de fugarse de casa y sin permiso de su padre y de pasar una serie de vicisitudes. Allí vivirá 27 largos años con algunas interrupciones.

La vida en el convento no era muy rigurosa, de hecho la regla de la Orden Carmelita se denominaba “mitigada”. Las monjas no solo pueden salir y entrar a su antojo, sino que las monjas adineradas pueden contar con la ayuda de sus criadas. Será el carácter de Teresa de Ávila y su plena dedicación la que le lleva a liderar la fundación y recortar y cambiar la forma de vida de las monjas. Siendo la oración y la austeridad las reglas que rigan su funcionamiento.

En La Encarnación recibe los consejos de Francisco de Borja, Pedro de Alcántara y de Juan de la Cruz, confesor durante cinco años del monasterio y alma junto con la Santa de la reforma carmelitana, desde donde se preparará la Reforma del Carmelo.

La Reforma está inspirada en la Regla primitiva de los carmelitas, aprobada en 1247 por el Papa Inocencio IV, a la cual ella añadió algunas prácticas de penitencia y oración que configurarían la llamada Reforma del Carmelo y sería la obra que se extendería por todo el mundo, manteniéndose en la actualidad.

 

Dicho monasterio carmelita se funda en 1478, en el interior de las murallas de la ciudad, pero en el siglo XVI el convento se trasladará a las afueras de la ciudad, sobre unos terrenos adquiridos al cabildo, más concretamente en lo que había sido un cementerio judío.

 

En la celda donde vivió la Santa se destina a oratorio, terminando en 1717 por construir una capilla.

En el siglo XVIII se transformó dentro de una estética barroca. Con planta de cruz latina y una bóveda de cañón y cúpula con pechinas y linterna. Los altares y retablos también son de estilo barroco. En la fachada destaca la espadaña de 1715, estructura mural que se prolonga verticalmente, sobresaliendo del resto de la edificación.

 

La iglesia, de estilo barroco, tampoco es que tenga excesivo interés artístico. Si un valor sentimental, ya que podemos imaginarnos a la Santa rezando debajo del coro y manifestando sus pecados en el “Confesionario de San Juan de la Cruz”.

De interés es la capilla de la Transverberación, que fue levantada aprovechando una parte de la antigua celda de Santa Teresa, espacio en el que tiene la experiencia mística según reconoce en sus escritos.

El convento ofrece al visitante un museo teresiano con utensilios y cartas manuscritas, aunque la joya es un dibujo de San Juan de la Cruz que representa a Cristo en la Cruz y que a Salvador Dalí le sirvió de inspiración para una de sus obras.

 

 

Fue declarado Monumento Nacional en 1983.H