Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Castillos y fortalezas

Ir al mapa

Ibiza. Sa torre de Sal Rossa y Ses Salines, Parque Natural.

DATOS DE INTERÉS

TEMAS RELACIONADOS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Saliendo de Eivissa hacia el aeropuerto por la carretera PM-801, se toma la PM-802 hacia Sa Canal y Ses Salines y continuando recto a Sant Josep.

Siguiendo la indicación a Sa Canal, la carretera transcurre paralela a la larga playa d’en Bossa, continuación natural de Ses Figueretes y que llega hasta las inmediaciones de Ses Salines, concretamente a la zona llamada la Sal Rossa.

Si vamos por la carretera del Aeropuerto, llegamos a San Jordi de ses Salines, donde podemos admirar una bonita iglesia, muy típica de la isla, construida en el siglo XV, aunque el atrio y las capillas laterales se construyeron en el XVII y el XVIII respectivamente.

 

En Sal Rossa se levanta una antigua torre de vigilancia construida en el siglo XVI  llamada Sa torre de Sal Rossa o Des Carregador. Es la torre más antigua de la isla y junto con la de Ses Portes cubrían la vigilancia de los posibles ataques de piratas por la parte sur. Dichas torres y la iglesia de San Jordi servían de refugio a los habitantes de la zona cuando eran atacados por los piratas por la parte sur. Dichas torres y la iglesia de San Jordi servían de refugio a los habitantes de la zona cuando eran atacados por los piratas, de ahí el carácter de fortaleza de la iglesia.

 

Los pueblos que fundan la isla de Ibiza no sólo viven del comercio marítimo, en la isla también se explotan las salinas. Sal que durante muchos años se despachó a la ciudad de Roma, gracias a las fuertes alianzas que existían. Son los cartagineses los que explotan estos humedales hacia el siglo V a.C. Con la Reconquista pasaron a la Corona, convirtiéndose en una de las más importantes del Mediterráneo. Posteriormente pasaron a manos privadas en 1871.

 

La explotación de la sal en la actualidad está basada en la forma milenaria. Una red de canales y presas crean una serie de humedales, que permiten evaporar el agua y decantar los cristales de sal. Este entorno crea un ecosistema propio de la isla, con gran diversidad faunística, donde conviven vegetales y animales endémicos. Fue declarado Reserva Natural en 1995 y Parque Natural Marítimo-Terrestre en 2001.

 

El Parque abarca el sur de la isla de Ibiza y el norte de Formentera, así como los islotes que emergen entre ambas islas. Los fondos marinos de esta zona están recubiertas por un planta peculiar, la posidonia oceánica. Las grandes praderas que ocupa este alga, facilita la transparencia del agua, lo que hace del entorno un lugar paradisíaco.H