Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Personajes históricos

Ir al mapa

Francisco de Quevedo y Villegas. Conceptista

DATOS DE INTERÉS

TEMAS RELACIONADOS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Nace en  Madrid en 1580. De familia hidalga, sus padres desempeñaban altos cargos en la corte, pero venida a menos. Desde pequeño vive un ambiente entre cortesano y político. Estudia en los jesuitas y más tarde  en la Universidad de Alcalá de Henares y Valladolid. Domina el griego y el latín. Describe en alguna de sus obras ( el Buscón) sus experiencias y picaresca estudiantil.

En 1606 se traslada a Madrid, siguiendo a la corte, donde inicia su relación con el duque de Osuna.

En 1613 acompaña al duque a Sicilia, como secretario de Estado, desempeñando un papel de “agente secreto” en peligrosas intrigas diplomáticas.

En 1616 se le ordena caballero de la Orden de Santiago. Por un mal entendido, y por la caída del duque de Osuna, Quevedo es encarcelado.

Recobraría la confianza real y el conde-duque de Olivares sería su protector. Las diferencias en la elección de la patrona de España, Quevedo apostaría por Santiago Apóstol en vez de Santa Teresa, le servirían para un nuevo destierro en 1628,  esta vez en el convento de San Marcos, en León.

Una vez más Quevedo volverá a la corte para desempeñar su actividad política, y un asunto de corrupción hace que el conde-duque desconfíe de él y llegue a ser acusado, por lo que será nuevamente encarcelado en San Marcos. Las condiciones del calabozo son tales, que agotan su salud, siendo desterrado en 1643 a su posesión de Torre de Juan Abad, en Ciudad Real, donde muere en dos años después. Hoy es Casa Museo de Quevedo.

 

Vive la política y la literatura. La vida cortesana le hace ser un hombre escéptico, dándose cuenta del mal gobierno existente y de la decadencia de España por culpa de la corrupción. Su vida se mueve entre la aventura, los éxitos, los fracasos, la cárcel, la libertad, el amor, el odio, la meditación, etc....lo que le hacen sacar ese pesimismo y amargura que muestra.

En la literatura toma parte de todas las reyertas literarias. Esta del lado de Lope de Vega, es conceptista y ataca con dureza cruel el culteranismo de Góngora. Aunque a veces el mismo Quevedo usa recursos culteranos en sus sonetos y demás obras en verso.

Para los conceptistas lo importante es el concepto. Como diría el definidor de esta escuela, “Más valen quintaesencias que fárragos”. Huyen de las alusiones mitológicas y geográficas y de las metáforas complicadas. El laconismo es una condición esencial.

 

Quevedo escribe miles de versos en todos los géneros literarios de la época y sobre un sinfín de temas. Utiliza una gran abundancia de vocabulario. Es serio, jocoso, elocuente, gracioso. No es raro encontrar textos groseros, u obscenos, todo ello con un retorcimiento barroco. Escribe sonetos satíricos y burlescos a la vez que expone sus pensamientos, su desilusión y melancolía.H