Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Monumentos históricos

Ir al mapa

Convento de la Trinitarias de San Ildefonso. Madrid

DATOS DE INTERÉS

TEMAS RELACIONADOS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Cervantes debe la vida a la Orden de las Trinitarias, Orden que se ocupaba del rescate de esclavos en las cárceles, entre otros, el del mismo Cervantes, que durante el regreso de las guerras de Sicilia y Nápoles fue apresado y encarcelado en Argel durante cinco largos años

 

Quizá por ello decidió ser enterrado en el convento de las Trinitarias de San Ildefonso que se construiría en 1612 a unos pasos de su vivienda, en el barrio de la Letras, en la calle de Lope de Vega 18, antigua calle de Cantarranas en Madrid.

El convento fue fundado por Felipe III en 1612 de línea sobria y austera, obra del arquitecto Marco López. En él profesaron la hija de Cervantes y la de Lope de Vega.

 

Se sabe que la Orden de las Trinitarias se ocupaba del rescate de esclavos en las cárceles, entre otros el de Cervantes, que durante la guerra de Lepanto fue apresado y encarcelado en Argel. Quizá por ello decidió ser enterrado en este convento de las Trinitarias de San Ildefonso, a unos pasos de su vivienda.

Una placa conmemorativa situada en la fachada del monasterio de clausura recuerda que allí está enterrado el autor de la mayor obra escrita en lengua española: "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha

 

En 2011 el historiador Fernando de Prado inicia una andadura que dará fruto años después, la de localizar los restos óseos del escritor. Junto con el geofísico Luis Avial, qu aporta para la investigación la utilización del geo-radar, con el que dice poder analizar las entrañas de la cripta del convento y así verificar si allí se encuentran restos humanos o no.

Se ponen en contacto con el Ayuntamiento y éste viendo que se pueden apuntar el tanto, dan orden de que se inicie la búsqueda, después de un largo camino hasta convencer a las monjas.

Tener localizado a Cervantes y ponerle una lápida a la altura del personaje, daría mucho más renombre a este barrio emblemático.

 

En 1613, tres años antes de su muerte, llevaba una vida muy humilde y decide ser enterrado con una simple camisola, como los de la Orden Franciscana, a la que pertenece. Ni él ni su familia tienen dinero para pagar una lápida que lo identifique.

Esto junto con una serie de reformas que se hacen en el convento y en su iglesia en el siglo XVII, dificultará el descubrimiento de los restos, ya que se verán obligados a mover todos las tumbas junto con la de Cervantes. No sabemos si con estas obras, los cuerpos fueron enterrados en una fosa común, o por el contrario mantuvieron los nichos por separado como se encontraban en el convento. Se sabe que junto a la de Cervantes se encuentran otras 5 personas, una de las cuales es su mujer Catalina Salazar.

 

en 2014 se lleva a cabo por fin el sondeo en la búsqueda de los restos óseos de Don Miguel De Cervantes Saavedra. Como ya se preveía, el geo-radar ha confirmado la existencia de una treintena de nichos con restos óseos situados en la cripta de la iglesia de las Trinitarias.

 

Ésta sería la primera zona a inspeccionar de seguir con la búsqueda del literato. Junto con ésta zona, las investigaciones señalan a otros cuatro lugares donde podrían encontrarse enterramientos.

 

La segunda fase se llevaría a cabo in situ, pues el arzobispo no deja sacar los restos óseos del convento, con profesionales del mundo arqueológico y antropológico.

Una vez encontrados los restos las heridas de la mano y del pecho que se produjo durante la guerra podrían servir para reconocer a Cervantes.

 

Sabemos además que Cervantes no tiene descendientes en la actualidad, pues con su mujer no tuvo hijos y con su amante tuvo una niña, que murió muy joven. Por otra parte sus hermanos y otro familiares fallecieron todos sin dejar descendencia.

 

En enero de 2015 y tras la segunda fase de la investigación, se encuentra en el nicho número 1  restos de un ataúd de madera con la iniciales M.C. grabadas sobre una chapa. Éstas bien pudieran ser las iniciales del ilustre escrito, pero en aquella época Cervantes pudiera escribirse con Z en vez de C, por lo que el estudio de sus restos determinarán si son o no son los restos que se buscan

 

Con la apertura de otros nichos se encuentran otros restos que sí pudieran ser los de Cervantes y su mujer Catalina de Salazar.

 

El 17 de marzo de 2015 los investigadores comunican los resultados en una rueda de prensa. La expectación es máxima. Cabe pensar que la búsqueda a llegado a buen término y los restos de Cervantes por fin pueden descansar en el lugar que se merece después de tanto ajetreo.

La conclusión a la que llegan los investigadores es que según las evidencias hiostóricas, arqueológicas y antropológicas, hay muchas coincidencias para asegurar que ahí se encuentran los restos de Cervantes, y no hay discrepanacias en ello. No se puede asegurar con certeza plena, pero seguramente en el nicho 32 se encuentran parte de los restos del escritor, pero junto a un mínimo de cinco niños y un mínimo de diez adultos. Son huesos en un estado lamentable de conservación, en los que no se puede aislar los de Cervantes, entre otras cosas por no poder comparar las pruebas de ADN con descendientes de la familia, ya que no existen.

 

Después de este resultado el Ayuntamiento está negociando con las monjas del convento, en hacer visitable la cripta por el público o instalar un monumentoi funerario con una placa alusiva a los restos.H